Alberto; Paso del Rey

  • El silencio, el respeto, la música de fondo por las tardes, el lugar, la atención, los aromas dentro de la posada y fuera de ella… en fin … todo. La atención personalizada de sus dueños es encantadora…además uno se siente como si estuviera en casa….lo recomendamos con mi esposa en todos los aspectos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *